Inicio / Historia

Historia

Dice un refrán castellano “pan y toros queremos y si falta algo que sea lo primero”. Este saber popular se hace certero en nuestra provincia (Guadalajara) en donde el toro se ha convertido en imprescindible en la mayoría de los festejos populares, siendo incluso la provincia española que más toros mata durante el verano. El toro, sin duda alguna, es el rey de la fiesta profana en España.historia_encierro

Capeas, vacas de la limonada, encierros por las calles y sobre todo, encierros por el campo vuelven locos a muchos jóvenes y no tan jóvenes, que dedican una buena parte del verano a ir de pueblo en pueblo, en busca de la emoción y el riesgo que supone ponerse delante de los cuernos de un toro. Uno de estos ejemplos lo constituye nuestra peña “el Quite”, torista donde la haya, que de manera bien merecida se ha ganado el apodo de “los almendreros” al no cesar de ir de fiesta en fiesta.

Nuestra peña “el Quite” nace al calor del Bar de Julián en la primavera de 1997, en la que ocho jóvenes una buena tarde decidieron formar nuestra peña, más bien como un grupo de amigos amantes de los toros, para acudir a los encierros todos juntos por la gran afición que existe en Yunquera a estos festejos populares.

Tras una serie de reuniones en la que asistieron muchos jóvenes aficionados a los toros, se decidió el nombre “el Quite” y la elaboración de unas camisetas, por fin el 17 de mayo de 1997 se inauguró oficialmente nuestra peña con una cena, y todos los años lo celebramos con una capea. En el año 2000 se acordó legalizar oficialmente la peña.

historia_plazaNuestro objetivo principal es fomentar la fiesta nacional y, sobre todo, los encierros taurinos que son unos festejos populares que alguna gente desconoce y velar porque no desaparezcan estos festejos que en los últimos años se ha encontrado con muchas trabas por parte de los gobernantes. Las actividades que realizamos, además de ir a los encierros, es la asistencia a corridas de toros como en San Isidro, San Fermín etc., visitas a ganaderías, exposiciones, charlas, vídeos taurinos…

Nos reunimos para acudir a esta u otra fiesta, pagamos a escote la merienda y corremos, codo con codo, todos los encierros que hagan falta. No sólo nos conformamos con la provincia de Guadalajara sino que también acudimos a Ciudad Rodrigo, Beas de Segura, Soria, Coria, San Sebastián de los Reyes, Cuéllar, Fuentesauco etc… y, por supuesto a los Sanfermines de Pamplona. Vamos de pueblo en pueblo junto con otros muchos aficionados de toda España a los encierros taurinos para correr los toros, recortarlos, pararlos e incluso alguno saltarlos.

Raro es el día que, llegado el verano, no nos encontremos alguno lesionado por un percance traumatológico o incluso alguna cornada, pero nuestra afición nos hace recuperarnos en un breve tiempo y estar de nuevo delante de un toro. Antes del encierro nos hierve la sangre pero cuando empieza el turno de correr los toros, uno dentro de sí se infla de serenidad y calma. Nos gusta correr los toros más que un tonto una tiza, pero al mismo tiempo somos conscientes de que la aventura supone un enorme riesgo por eso hay que estar preparado para correr.

historia_pamplona
Nuestra cita en Pamplona es obligada, y aunque el encierro transcurre en unos escasos minutos, la sensación que sientes en tu cuerpo después de una buena carrera delante de los cuernos de esos toros es imposible de expresar en palabras. Después de cada encierro en Pamplona nos reunimos para comprobar que no nos ha pasado nada, telefonear a nuestros familiares y seguidamente a recuperar fuerzas y celebrarlo con un buen almuerzo.

El verano empieza (fiestas de San Pedro) y culmina (fiestas de la Virgen de la Granja) para nosotros con la celebración de nuestras propias fiestas patronales, que no los encierros que empezamos en febrero y que seguiremos corriendo hasta noviembre. En nuestras fiestas hay toros, por supuesto, y vivimos toda la parafernalia alrededor del toro más a fondo aún. Desde las primeras reuniones en las que se tratan los toros, que sean grandes por supuesto, hasta la preparación de una buena vara de fresno u olmo que sea recta, porque la vara en Yunquera es tradición, como lo son otras muchas tradiciones que se dan en otras zonas de España.

historia_yunquera

Desde hace más de 400 años que en Yunquera, por obligado voto a nuestra Virgen de la Granja, los toros forman parte de la fiesta y ya no es sólo tradición, sino afición que es algo congénito que se lleva en la sangre y se hereda de padres a hijos y como nos dice más de uno llevamos “sangre torera en las venas”.

Por último, la peña “el Quite” quiere invitar a los aficionados a los toros y no aficionados a nuestras fiestas patronales para que conozcan nuestros encierros taurinos.

Scroll To Top