Inicio / Actividades / 2010 / Capea XIII Aniversario (Galapagos)

Capea XIII Aniversario (Galapagos)

En el XIII Aniversario de la Peña Taurina “El Quite”, como reza en sus estatutos, se celebró la tradicional capea. El lugar elegido para tal acontecimiento fue la finca Valtaja en el municipio de Galápagos y perteneciente al ex matador de toros Eduardo Flores el 8 de Mayo.

A las 10 de la mañana, la mayoría de socios y un puñado de amigos, llenamos el maletero del autobús de bebida (que no falte de nada) y pusimos rumbo a Galápagos para disfrutar de un gran día.

Llegada a la finca, donde nos esperaba Paco Paellas, con el almuerzo tradicional: migas con huevos (este año si que íbamos sobrado de huevos). Desde primer momento la gente empezó a tirar de cervezas fresquitas, pero sobre todo de buena manzanilla esperando la primera suelta de vacas.

Con las primeras vacas, vimos a los primeros valientes: Bombero con su pase cambiado por la espalda, el arte brihuego con Julito y Peseta en competencia con los hermanísimos de Hita, las escaramuzas de Zipi y Zape (Cavila y Machi), las nuevas promesas del toreo, pero sólo de salón, como Cesar y Emilio, las figuras consagradas de Morante, Cuenca y Álvaro. Pero el que se llevo la palma fue el “maestrillo” Jero; que nos dio el susto de la mañana ante un gran ejemplar que le embistió con fiereza y bravura y ante la cual Jero no aguanto rilándose y le propino un revolcón que por suerte no paso a mayores, pero que nos encogió el corazón a todos (jejejejejeje todavía nos estamos riendo todos).

Continuamos con el vermouth y con más vacas hasta la hora de la comida y como no podría ser de otra manera, degustamos la famosa paella de Paco. Para hacer la digestión la rigurosa copa, mejor dicho, el chaparrón de copas que no podían faltar.

Seguidamente se dio paso de nuevo al arte del toreo, con la presencia de los maestros de la mañana (excepto Jero que esta convaleciente) y la inclusión de nuevos valores: Raulillo, Recuero …  Amenizado todo ello con los tradicionales juegos, en los cuales nuestro presidente, disfruto como un enano.

La fiesta continuo en el salón de la finca, con nuestro Dj Bombe, sin importarnos el no poder volver a  casa y que traía a Julián de cabeza (el autobús nos había dejado tirados). Tras duras negociaciones, nuestro Presi, siempre eficaz, soluciono la papeleta y conseguimos llegar a tiempo al Picadero “Las Espuelas” en Yunquera para ver el futbol, cenar y continuar la fiesta.

La fiesta continuo hasta altas horas de la noche, y en definitiva, se disfruto un año más de un gran día. El año que viene más y mejor.

Scroll To Top